Carta de Manuel Armijo a Stephen Watts Kearny, 14 de Agosto de 1846

Transcripción de Rick Hendricks

        Como Gobernador y Comandante del Departamento de Nuevo Megico, con-

sulte a la Excelentísima Asamblea; recivi al Ayuntamiento de Santa

Fe; Convoque una Junta de los Principales Vecinos del

Departamento, y a todos les manifesté con cuantas

razones pude las circunstancias tan criti-

cas en que me encontraba por haberme invadido

este país las fuerzas militares de los Estados Unidos

del Norte al mande de Vuestra Señoría  declarándome que

este terreno era parte de Tejas, y por consiguiente de aque-

lla Republica. A todos les pedi ausilios para repusar

esta agrecion. Hize mas llamé al Pueblo

en defensa de sus tan sagrados derechos Mazas de Ciudadanos

armados, montados y a sus espensas han venido a pre-

surados á mi llamamiento todos todos conocemos

que demos defender nuestro país y queremos defenderlo

pero no podemos hacerlo, porque distant ntro gobierno

general centenares de leguas me es imposible recibir

con oportunidad los necesarios auxilios para verificarlo

Muy pocas son mis fuerzas para presentar á Vuestra Señoría una

batalla; y me veo  estrechado por la necesidad

á marchar para las márgenes derechas de Rio bra-

bo del Norte pero protesto á Vuestra Señoría ante Dios

y los hombres q. no reconozco al Departamento de Nuevo

Megico por terreno de la Republica del Norte

por muchas razones que podía esponer á Vuestra Señoría; pero

dejo deesta cuestión á la final recolucion de

nuestros Gobiernos, solo diré á Vuestra Señoría que el Nuevo Me-

gico nunca ha sido parte de Tejas, pues aun en

tiempo de la dominación Espanola fue Provin-

cia enteramente a otra y subordinada solo á la

Corte de Madrid.

            Atravesado mi corazón de dolor al Ver que

de mis manos pasa a otra Nacion, el país en q

vi la primera luz, declaro á Vuestra Señoría solemne y for-

malm.te que no entrego á Vuestra Señoría el Departamento,

y si q he empresado una retirada militar, interin

recibo ordenes de mi Gobierno á quien doi cuenta de

todo lo ocurrido.

            Recomiendo á Vuestra Señoría Señor Coronel los

habitantes de este hermoso país. Ellos son acreedores

como Vuestra Señoría lo verá; á la consideración de los Gobier-

nos.

            Los Señores Coronel Don Diego Archuleta y teniente

Coronel Don Mateo Allende llevan el encargo de po-

ner en manos de Vuestra Señoría esta mi ultima comuni-

cacion.

            Tengo el honor de esperar a Vuestra Señoría respuesta

y consideraciones.

            Dios y libertad campo en el canon

Agosto 14 de 1846

Señor Coronel de la Republica Vecino de los Estados

Unidos W. Kearney